Vértigos

Vértigos

Por más que te lo expliquen es difícil de imaginar la incapacidad física y emocional que produce una crisis de vértigo.
Permaneciendo quieto, estirado o con los ojos cerrados el malestar perdura. La persona se siente totalmente perdida.
¿es como si fueras en un barco?
No, aún peor…todo gira a mi alrededor.

Al dar vueltas sobre uno mismo, para no marearte, es de gran ayuda mantener la vista en un punto ¿verdad?
En este caso, ¡¡¡ a la persona le es imposible !!!
Además, con frecuencia, incluso con tratamiento medicamentoso el paciente puede seguir días o semanas en este estado.

El paciente desespera.

En el caso del paciente con vértigo no sólo seguiremos todos los protocolos de la medicina convencional para descartar una posible causa tratable sino también preguntaremos sobre su día a día, antes y durante la aparición del malestar, pues en ocasiones puede surgir un factor psicosomático que condicione la no resolución de la enfermedad...como podría ser la pérdida de un ser querido, por ejemplo. 

Gracias a la medicina integrativa que ejerzo en mi consulta, donde englobo la medicina convencional con algunas terapias complementarias, el paciente consigue minimizar e incluso la resolución completa de su vértigo tanto en casos de Vértigo postural paroxístico benigno (VPPB), Enfermedad de Ménière, Neuritis vestibular, después de traumatismos craneales, inflamaciones o infecciones del oído, por tóxicos o vértigos idiopáticos.